Existe un importante auge en el consumo de verduras y hortalizas y que su crecimiento sea sin agroquímicos, para de esta manera, tener un fácil acceso a productos sanos que por el precio o por el acceso a los lugares de venta en ocasiones no se consumen.

Gracias a la colaboración de la Asada de Tamarindo se ha recibido un taller sobre huertos caseros donde una profesional ha mostrado de manera sencilla, cómo con materiales reciclados, en muy poco espacio y con unas nociones básicas se puede ver crecer en casa lechugas, tomates, pipianes entre otros.

No cabe duda que este tipo de actividades mejoran las condiciones de salud, de nutrición y psicológicas de quien esté a su cargo además de suponer un importante ahorro para la economía familiar.

Con este taller se logra fomentar la alimentación saludable, la producción y consumo de productos nutritivos, así como el respeto y la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad.

Como parte de nuestro proyecto "Colores de identidad", se espera que la huerta casera permita conservar las tradiciones culturales de la tierra, sea una herramienta para generar conocimiento, mejorar la calidad de vida, ofrecer alimentos saludables y poder trasmitir a las nuevas generaciones experiencias, vivencias y valores.

 

 

 

 

 

 

 

Es un proyecto que ejecuta ECODESI con el apoyo de Trópica Verde y Fondo Comunitario Guanacaste para luchar por la recuperación de la biodiversidad de Guanacaste orientando nuestras acciones fundamentalmente al medio natural del cantón de Tamarindo.

Nuestro trabajo se basa en conservar, cultivar y proteger las semillas que nos dejaron nuestros ancestros y salvaguardar la rica biodiversidad para heredarla a las futuras generaciones.

Consideramos fundamental divulgar el conocimiento de las personas adultas mayores recogiendo sus tradiciones de música, poemas, retahílas y testimonios de la cocina y de la preparación de medicinas con plantas naturales para promocionar al campesino, promover la salud para todas las personas y lograr el empoderamiento de la comunidad.

la palabra criolla quiere decir "autóctono o propio", así pues, nos referimos a semillas adaptadas a Guanacaste por un proceso de selección natural o manual de parte de los productores. Éstas fomentan el retorno a la agricultura tradicional de autoconsumo, evitando el agotamiento de las tierras y la pérdida de la biodiversidad.

Tamarindo, antiguo pueblo de pescadores artesanales, es en la actualidad una de las comunidades turísticas más desarrolladas de Costa Rica. Sus condiciones geográficas y su clima tropical todo el año, le imprime la característica de producir gracias a la recuperación de semillas adaptadas, una descendencia fértil para sucesivas siembras, imprescindible en esta comunidad debido a que el desarrollo impulsado por los extranjeros ha superado la previsión y ha afectado a los recursos naturales disponibles provocando una importante contaminación y la pésima gestión del recurso hídrico.

 

 
­